Sa Tramontana.
Mallorca.

Al lado de la Sierra de Tramontana se encuentra esta espectacular casa que intenta recordar el carácter y espíritu mediterráneo.

Pensando todo el proyecto como un elemento más del paisaje mallorquín, se optó por líneas y colores suaves en consonancia con la isla, pero sin dejar de marcar la fuerte personalidad de la Sierra a la que se acoge.

Cliente
Residencial
Ubicación
Mallorca
Estado
Acabado en 2018
Superficie construida
314 m2

Líneas simples

Las líneas simples fueron las protagonistas de este proyecto en Mallorca. Estética vanguardista, interiorismo minimalista y muchos detalles que consiguen hacer de esta casa un hogar de lo más acogedor. La máxima era poder aprovechar todos los rincones de la casa y disfrutar de espacios muy abiertos y amplios, dejando sólo las habitaciones como estancias más privativas.

La joya de la casa

La zona de la cocina-salón-comedor es la piedra angular de este hogar. Con un doble espacio ubicado en la zona del salón se ha generado una sensación de amplitud y libertad dentro de la propia casa. Con una altura de más de 6 metros, parece que este enorme salón no tenga fin, consiguiendo un juego de luces que van variando según el momento del día.

La escalera de hormigón visto es el cuadro perfecto que preside este maravilloso salón.

Toni Sáez, arquitecto de PMP Prêt-à-porter casas

Escalera protagonista

La casa se planteó con un programa de 3 plantas, dejando la planta sótano como garaje y ocupando las plantas baja y primera como zonas de día y noche. La escalera de hormigón visto es la encargada de enlazar las 3 plantas no sólo de forma práctica sino también estética ya que se creó para tener un papel protagonista y poder ser observada des de cualquier parte de la casa. Para ello, la pared que la aguarda pasó a ser un enorme cristal para que la luz atravesase con total libertad.

Sin descuidar el exterior

En la isla de Mallorca el verano dura casi todo el año y es por este motivo que el exterior es igual o más importante que el interior, haciendo que su disfrute sea permanente. El azul del cielo y el mar, y los verdes de la Sierra, se cuelan por las ventanas y embriagan a todos los habitantes de este hogar.

El jardín y la piscina son una prolongación del salón principal de la casa y la gran balconera permite contemplar estas inmejorables vistas.

Los muebles, ligeros y mínimos, también juegan un papel muy importante dejando pasar la luz y evitando la saturación del espacio.

Júlia Puigfel, interiorista de PMP Prêt-à-porter casas

Excelencia energética

Sa Tramontana cuenta con la máxima calificación energética (A). Una buena orientación, estructuras de hormigón, una carpintería exterior con rotura de puente térmico y buenos aislamientos (sistema pasivo), así como un suelo radiante mediante sistema de aerotermia (sistema activo), son los elementos que ayudan a conseguir esta excelencia energética.

Ficha técnica

Equipo

Arquitecto
Toni Sáez
Arquitecto Técnico
Dídac Oró
Colaboradores
Patricia Molla
Pau Majó
Interiorista
Júlia Puigfel