Can Pol.

Sant Pol de mar.

Emplazada en la localidad costera de Sant Pol de mar, esta casa de estilo minimalista es el gran sueño que les quedaba por cumplir a sus propietarios. Dotada de líneas rectas y un marcado juego de volúmenes se le añadió un espectacular porche como elemento de unión entre la vivienda y la piscina, creando una armonía perfecta entre el interior y el exterior.

Cliente

Residencial

Ubicación

Sant Pol de mar

Estado

Acabado en 2018

Superficie construida

151 m2

Comodidad y practicidad

La casa se planteó con un programa todo en planta baja. Sus propietarios buscaban la comodidad y practicidad por encima de todo y tenían muy claro que el espacio debía dividirse por zonas y no por pisos, con espacios abiertos y mucha luz.

Para conseguirlo, se optó por un diseño en forma de “L” y tonos blancos para las fachadas exteriores, consiguiendo, de esa forma, un fuerte contraste con las perfilerías en color oscuro. En la parte sur-este de la casa se integraba la cocina, el salón y el comedor, optimizando el espacio para generar una visión de amplitud y conseguir la máxima entrada de sol y luz natural.

De la suite a la piscina

La zona de noche se ubicó en la parte sur-oeste de la casa dónde la habitación más especial es la suite principal. Las vistas más salvajes del Maresme pueden ser apreciadas sin salir de la cama. Taza de café, croissant y pijama en la cama es, des de hace unos meses, el plan de domingo favorito para los propietarios de Can Pol. Además, la habitación principal cuenta con un amplio vestidor que actúa como nexo de unión entre la habitación y el baño principal. Y dispone de acceso directo al porche para seguir contemplado las increíbles vistas al mar, a la piscina y al jardín.

El porche coge un gran protagonismo en el proyecto siendo el lazo entre la zona de noche y la zona de día.

Miriam Sánchez
Arquitecta de PMP Prêt-à-porter casas

Una cocina con vistas

Uno de los requisitos de los clientes era poder disfrutar de la tranquilidad del exterior des de cualquier parte de la casa. Lejos del ruido de la capital Barcelonesa, en Sant Pol habían venido a buscar la paz y la serenidad y esos atributos debían notarse tanto dentro como fuera de la casa.

Para conseguirlo, se propuso un gran ventanal en la zona diurna que enmarcara todo el exterior proporcionando una sensación de libertad. También se ubicaron grandes ventanas supletorias en el resto de paredes para que dicha sensación se mantuviera en toda la zona.

Hasta el más mínimo detalle

El interiorismo de la vivienda busca un estilo minimalista, cómodo, práctico. Las tonalidades neutras y suaves predominan en toda la casa y se combinan con punto de color que rompen con la sobriedad aparente y le dan un toque personal y bohemio al lugar, acorde y en sintonía a la personalidad de los propietarios.

Los propietarios de Can Pol tenían muy claro que el interior debía reflejar su propia personalidad.

Anna Rodríguez
Interiorista de PMP Prêt-à-porter casas

Excelencia energética

Can Pol cuenta con la máxima calificación energética (A). Una buena orientación, estructuras de hormigón, una carpintería exterior con rotura de puente térmico y buenos aislamientos (sistema pasivo), así como un suelo radiante mediante sistema de aerotermia (sistema activo), son los elementos que ayudan a conseguir esta excelencia energética.

Ficha Técnica

Equipo

Arquitecto

Miriam Sánchez

Arquitecto Técnico

Dídac Oró

Colaboradores

Neli Domènech

Iris Puig

Interiorista

Anna Rodríguez