Integra tu espacio de trabajo en casa con estos trucos

Tener un espacio de trabajo en casa, donde estar cómodo y concentrado es fundamental. Aún más desde la llegada de la pandemia cuando el teletrabajo aumentó de forma considerable.

Poder trabajar desde casa (o desde el lugar donde estemos de vacaciones) es un lujo que debemos aprovechar.

El problema aparece cuando no hay suficiente espacio y terminamos con el ordenador en la falda sentados en el sofá.

Ante todo, debemos buscar un espacio cómodo donde poder trabajar en una buena postura, con luz (a poder ser natural) y, sobre todo, tener en cuenta las necesidades individuales.

Crea un espacio de trabajo en casa acogedor y personal

Lo más recomendable es comenzar por lo básico, hacernos con una buena silla ergonómica y un escritorio al que poder añadirle estanterías, cajones o más superficie en un futuro.

Juega con los colores, haz que combine con el resto de la estancia, añade decoración sencilla… las posibilidades son infinitas ¡deja volar tu imaginación!

¿Qué hago si tengo poco espacio?

Intégralo en la pared

Si tienes un hueco en la pared, puedes añadirle una tabla a modo de escritorio y unas estanterías. Así, aprovechas un espacio sin perder metros hábiles de casa.

Otra opción es utilizar un armario empotrado al que no le des uso. En este caso puedes quitar las puertas o dejarlas para tenerlo cerrado cuando no lo uses y que no se vea.

También, añadir una mesa plegable cerca de la ventana en tu habitación. Cuando la necesites, la abres, y cuando no, no ocupa nada de espacio.

Utiliza espacios vacíos

¿Tienes un pasillo y no sabes cómo decorarlo? Hazte con un escritorio estrecho. Cuando no lo utilices, puedes añadirle flores, libros decorativos, fotos… que puedes quitar mientras lo uses.

El pie de la cama también es una buena ubicación para añadir un mueble consola que no ocupe mucho espacio y pueda servir para almacenaje y a modo de escritorio.

Reutiliza espacios y muebles

Debajo de las escaleras, en la cocina, incluso el balcón es una buena opción para poder teletrabajar en verano.

Reutiliza muebles que no utilices, dales un cambio de aspecto lijándolos y pintándolos de algún color que combine con la estancia. Si añades decoración, conseguirás un espacio de trabajo ¡digno de una revista de interiorismo!

Adapta tu espacio de trabajo en casa a tus necesidades

Al final, tú eres quien sabe tus necesidades mejor que nadie. Si necesitas mucho espacio o estar más aislado para trabajar, quizás es buena idea destinar una habitación entera a esa función, o separar espacios en una misma habitación, por ejemplo, con unos biombos de estilo japonés.

Sea cual sea tu empleo, lo más importante es que encuentres comodidad y funcionalidad en el espacio que crees para conseguir estar a gusto y optimizar el tiempo que dediques a trabajar.

Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar el contenido, mejorar la funcionalidad y analizar el tráfico para medir y mejorar el rendimiento de la web. Al pulsar Aceptar consiente dichas cookies. Puede obtener más información en la Política de cookies, o bien modificar la configuración.
Configurar cookies
Aceptar cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar el contenido, mejorar la funcionalidad y analizar el tráfico para medir y mejorar el rendimiento de la web. Al pulsar Aceptar consiente dichas cookies. Puede obtener más información en la Política de cookies, o bien modificar la configuración.
Configurar cookies
Aceptar cookies